Blog de Eugenio
Análisis de actualidad

Este domingo estuve viendo como siempre el programa Cuarto Milenio de Iker Jimenez. Me gustó mucho el tema de los chips implantados en humanos que comentaron Miguel Ángel Ruiz, el psiquiatra forense Doctor José Cabrera y el director de la Revista Año Cero Enrique de Vicente.

Como todas las tecnologías y avances en cualquier campo todo tiene su lado oscuro y su lado bueno. El doctor cabrera reflejó el hecho de que los dispositivos electrónicos implantados llevan con nosotros muchos años y en España son 100.000 vidas las que dependen de estos avances.

Enrique de Vicente defendía la libertad del ser humano y a título personal le parecía una aberración pensar que en algún momento fuera obligatorio para todos tener uno de estos implantes.

Voy a dar mi opinión al respecto porque me parece un tema muy interesante.

La tecnología detrás de estos chips es la conocida como RFID. Si queréis saber más sobre ella os dejo un link a wikipedia puesto que yo me voy a centrar en su uso. Dentro de la tecnología RFID hay 3 clases basadas en la radiofrecuencia de uso. Baja frecuencia (LF), Alta frecuencia (HF) y Ultra alta frecuencia (UHF) con una distancia mínima de lectura que va desde 1cm hasta más de un metro. Esto no es exacto pero no quiero poner demasiados datos sino dar una idea para que el lector comprenda mejor lo que viene a continuación.

Cada uno de estos chips RFID se codifica con un número de 16 dígitos o más. Realmente dentro del chip no está toda la información del usuario sino que es un código único que cotejandolo con determinadas bases de datos sí puedes saber toda la información asociada a ese código o persona. Los que tengais mascotas con un chip identificador lo habréis visto en funcionamiento cada vez que visitais el veterinario. El facultativo pasa una aparato (antena) cerca del cuello del animal y en su pantalla sale un código. Es solo un código pero introduciendo ese código en la base de datos de mascotas el sistema te devuelve los datos del dueño legal del animal.

Leyendo hasta aquí podemos estar de acuerdo con el Doctor Cabrera. Llegas a un hospital con un problema te leen el chip y automáticamente aparece todo tu historial médico, medicinas que tomas, intervenciones quirúrjicas de tu vida, alergias, etc. ¡Qué cómodo y que seguridad da! La vida es fantástica LA LA LA.

Pero ahora vamos al lado oscuro. La tecnología avanza a pasos enormes y la miniaturización de estos chips será cada vez mayor y cada vez más fáciles de leer a mayor distancia así que voy a poner un ejemplo de mundo a lo George Orwell.

  1. Sales de casa por la mañana, pasas por tu portal tranquilamente saludando a tu vecina y andas hacia la parada del autobús.
  2. Cuando este llega te subes y gracias a tu magnífico chip implantado en tu cuerpo no tienes que sacar dinero para pagar al conductor.
  3. Todos los pasajeros pasan rápido sin tener que buscar monedas y todos se sientan rápidamente.
  4. Llegas a tu parada de destino y bajas del autobus
  5. Ahora vas directo al metro. De nuevo y gracias a tu chip tampoco tienes que parar a pagar puesto que estos cobros los harán por banco asociando el código de tu chip a tu cuenta.
  6. Llegas a tu parada y sales del metro directo a tu bar preferido para desayunar. Entras desayunas y tampoco tienes que pagar in situ.
  7. Subes a tu oficina y la puerta se abre sola porque reconoce tu chip.
  8. Usas tu terminal sin usar contraseña gracias a tu chip.
  9. Sales de la oficina y decides ir a tomar algo con tus amigos o un cliente. En el restaurante... tampoco tienes que pagar.
  10. Tu jornada ha terminado y antes de ir a casa decides ir andando a una farmacia cualquiera para comprar medicinas y quizás un paquete de preservativos, píldoras o lo que sea. Hace buen tiempo asi que decides ir andando hasta casa.
  11. Vas mirando las farolas tan bonitas que han puesto en toda la ciudad. Son super futuristas y dicen que ahorran un montón de luz porque son led. Fantástico todo.

Estos 10 pasos pueden ser el resumen de la población hoy día aunque falten ejemplos de peajes de autopistas, taxis, trenes, aeropuertos, etc... Pero ahora vamos a analizar cada uno de estos pasos. Todas la antenas (sistemas) que reconocen tu chip y tu código pueden almacenar tu código con la localización exacta y la fecha y hora de lectura o mejor aún enviarla a una base de datos centralizada via internet. Bajo esta premisa de lectura y archivo de tu código vamos a ver que sucede en tu día.

El sistema sabe

  1. a que hora te vas y con quien te cruzas
  2. que autobús coges y a que hora
  3. con quien compartes ese autobus. Esto es muy importante a la hora de analizar comportamientos y relaciones entre personas para los servicios de inteligencia
  4. donde te bajas y cuanto has tardado
  5. que usas el metro, a que hora y con quien lo compartes.
  6. el bar en el que estas todos los dias a esa hora e incluso lo que pides para desayunar.
  7. donde trabajas, a que horas llegas y con quien trabajas
  8. tu nivel de acceso en la empresa
  9. con quien y donde comes, quien paga y que te gusta comer
  10. además de tu historial médico, alergias y demás lo que consumes, enfermedades, si quieres hijos en ese momento o no, tu ciclo de menstruación, etc.
  11. cada farola lleva una antena de esas asi que el sistema graba tu recorrido hacia casa, con quien te cruzas e incluso sabe si te paras a hablar con alguien y quien es esa otra persona.

Esto es perfectamente asumible técnicamente. Yo podría hacerlo si tuviera recursos económicos.

Como decía el Doctor Cabrera: "a mi que la CIA sepa donde estoy me importa un pimiento". Pues es cierto. Si no tienes nada que esconder puedes dormir tranquilo pero yo estoy más con Enrique de Vicente. Siempre he dicho una frase que resume todo este tema: "la información no tienen ningún valor hasta que llega alguien y la sabe interpretar"

Supongamos que un día hay un atentado en ese bar o en el autobús que sueles coger o incluso que una de esas personas con la que has compartido autobus o charla ante una farola es un terrorista o le han acusado de terrorista. ¿Cuanto crees que van a tardar en llamarte una vez que crucen los datos del sistema? Si ese sistema es automático TÚ estarás dentro de la lista de personas "sospechosas". Una vez más tendrás que demostrar tu inocencia porque para el sistema y sus administradores todos somos culpables hasta que ellos crean lo contrario.

Cuando esta tecnología se puede implantar, nunca mejor dicho, sin dolor alguno y con todas las "ventajas" que nos vendan: facilidad de pago, facilidad de uso de dispositivos, etc... no seremos objetivo del sistema, seremos parte del sistema.

Ya digo que todo esto incluido el BIGDATA y su análisis lo podría hacer yo mismo con recursos así que lo único que nos puede salvar a todos es la burrocracia. Y esto que digo no es baladí y pongo unos ejemplos:

  1. Los gobiernos no se ponen de acuerdo en las frecuencias de uso del RFID. Cada país regula estas frecuencias así que si sales de tu país probablemente tu chip no sea compatible con el destino.
  2. El tema de las bases de datos es más fácil de solucionar si llevas todo a Hacienda porque en España por ejemplo las emergencias dependen de cada comunidad por lo que el jaleo de competencias te salvan de que se pongan de acuerdo en algo. Para saber más leer mi artículo La #tecnología que el estado y las comunidades os ocultan en emergencias
  3. También te puedes fabricar una pequeña jaula de faraday alrededor de tu mano para que no se pueda leer el chip. Yo pondría el chip en el sobaco o en el cuello para evitar estas trampas.
  4. Los códigos tendrian que identificar al país y al ciudadano pero volvemos al punto 1.

Es un tema apasionante con mucho debate ético. Pienselo.